Todo lo que necesita saber sobre enfermedades de los niños

  • por

Los niños acostumbran enfermarse con continuidad, lo cual es motivado, principalmente, a que su sistema inmunitario está en formación. La exposición a los gérmenes, virus y bacterias asisten a desarrollar los anticuerpos, que más adelante les mantendrán sanos. Pero mientras crecen, las patologías son pan diario, más que nada las de origen infeccioso.

Patologías de los niños

Las patologías exantemáticas frecuentes en la niñez

Hablamos de trastornos que, aunque además tienen la posibilidad de perjudicar a los mayores, son frecuentes en los jóvenes. Su nombre es porque acostumbran manifestarse por medio de un exantema, o séa, causan erupciones en la piel, la mayoría de las veces de color rojizo, que se muestran de manera súbita.

Varicela

Esta patología está ocasionada por el virus Varicela-Zoster, que forma parte a la familia de los herpes. Se destaca por la aparición de vesículas, que en un primer instante están repletas de un líquido claro pero luego consigue un color amarillento. Al cabo de unos días, las vesículas se rompen y se lleva a cabo una costra. Acostumbran mostrarse en la cabeza y el tronco, y causan prurito y en algunas ocasiones fiebre alta.

Eritema Infeccioso

Esta enfermedad está causada por un virus de la familia de los Parvovirus y se contagia principalmente por medio de las secreciones respiratorias. Actúa por medio de un enrojecimiento de la piel, que inicia en la cara, por lo general en las dos mejillas, y luego se prolonga a las nalgas. Sin embargo, no frecuenta mostrarse fiebre alta.

Sarampión

Esta patología está ocasionada por un virus de la familia de los Paramixovirus y frecuenta mostrarse en la parte interior de la boca, las mejillas y el paladar. Después, en términos de unos tres días, se prolonga a la cara y el cuello. Entonces se muestran las típicas lesiones: pápulas rojas y levantadas que generan prurito. Además puede ocasionar tos, fiebre y mal muscular.

Rubéola

La rubeola está ocasionada por un virus de la familia de los Togavirus y se destaca por lesiones en la piel de color rosado, que acostumbran mostrarse primero en la cara, detrás de las orejas y el cuello, pero al cabo de escasas horas se alargan al tronco. En esta situación, no hay prurito pero se tienen la posibilidad de ver diferentes ganglios inflamados.

Parotiditis

Esta patología la causa el virus de la parotiditis, que forma parte al grupo de los Paramyxovirus. Se contagia por medio de la tos y los estornudos y se muestra con un agrandamiento de las glándulas parótidas, que están debajo de la mandíbula, aunque en oportunidades puede perjudicar únicamente una glándula. Además de la hinchazón, puede ofrecer problema realmente grave, fiebre y mal de garganta.
Las patologías no exantemáticas más usuales en la niñez

Hablamos de infecciones que se tienen la posibilidad de enseñar a algún edad, pero que además son recurrentes en los jóvenes, en cuyo caso, los indicios tienden a ser sutilmente distintos a los de los mayores.

Rinofaringitis

Esta patología más popular como resfriado habitual, por lo general tiene una causa vírica, y es más usual a lo largo de los meses de otoño e invierno, de esta forma como cuando el pequeño empieza la guardería. Frecuenta producir indicios como: rinorrea, congestión nasal, fiebre y tos, esta más reciente puede insistir algunos días más, aunque el resto de los indicios hayan desaparecido.

Amigdalitis Aguda

Frecuenta tener una causa bacteriana y además hace tos, congestión nasal y rinorrea, aunque la fiebre tiende a ser alta y se puede ver un enrojecimiento de la garganta, la mayoria de las veces gracias a la existencia de pus en las amígdalas.

Otitis Media Aguda

Hablamos de una infección muy habitual en los jóvenes de menos de tres años. En la mayor parte de las situaciones hay que a una bacteria, pero además puede estar ocasionada por un virus. Los indicios frecuentes son el mal en el escuchado afectado, la fiebre y, raramente, la diarrea, más que nada en jóvenes chicos.

Giardiasis

Esta patología es habitual en los jóvenes de 1 a 5 años. Se contagia principalmente desde el contacto con otros jóvenes, en las guarderías o en la escuela. Frecuentemente ocasiona unas diarreas de carácter crónico que se alargan a lo largo de numerosas semanas. Otros indicios son: inapetencia, náuseas, gases o distensión abdominal y fiebre baja.

Infección Urinaria

Se cree que un 3% de las pequeñas y un 1% de los jóvenes sufren este inconveniente a lo largo de sus primeros años de vida. E. coli es la primordial bacteria que origina la cistitis, pero no la exclusiva. En esta situación, los indicios más típicos son: escozor al orinar o tener ganas continuas de ir al baño. En ocasiones puede mostrarse fiebre e inapetencia.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *