¿Que es el cultivo prolongado de embriones?

Cultivo Prolongado de Embriones

El cultivo de embriones es un etapa de vital importancia para conseguir la fertilidad y lograr un embarazo a través de la técnica de fecundación In vitro (FIV), ya sea convencional o una microinyección intracitoplasmática (ICSI).

Este cultivo se realiza en un laboratorio de fecundación con todas las condiciones favorables que garantizan la calidad óptima de embriones y óvulos.

Existen varias clases de cultivos de embriones que van a depender del tiempo que se lleva el cultivo de los mismos.

Uno de ellos es el cultivo corto embrionario; el cual corresponde a los días  2 y 3  de su evolución  y el otro es el cultivo largo o prolongado de embriones; que contempla hasta el período de blastocisto que abarca los días 5  y 6 del contaje de su desarrollo.

Procedimiento General de Cultivo de Embriones

Para realizar el cultivo de embriones en  un laboratorio de fecundación In vitro se debe disponer primordialmente de dos óvulos.

Dichos óvulos son obtenidos mediante una cirugía en quirófano. El procedimiento que se realiza es llamado punción folicular u ovárica.

Las distintas fases del procedimiento para realizar el cultivo de embriones se puede categorizar de la siguiente manera:

  • Los óvulos se cultivan en su estado natural, conservando su superficie compuesta de células
  • Al momento exacto  en el que se realiza la punción cuando confluyen óvulo y espermatozoide se le denomina día 0 de la fecundación.
  • Luego se procede a realizar la decumulaciónde los óvulos para continuar con la aplicación de la microinyección intracitoplasmática con los espermatozoides.
  • Después que se realiza la fecundación, el cultivo de los embriones abarcará hasta el día 3; cultivo embrionario corto, hasta los días 5 y 6; cultivo prolongado o blastocisto.
  • El cultivo de los embriones llega a su fin también, cuando estos se decidan conservar (vitrifiquen) o, bien, se prescinda de ellos.

Características del Cultivo Prolongado de Embriones

Los embriones que tras ser cultivados llegan a la fase de blastocisto en los días 5 y 6, son los que presentan las mejores condiciones y características en su estructura morfológica. Cuando el embrión llega a la etapa de blastocisto, que es ya la última del desarrollo de los embriones cultivados en el laboratorio, indica que es el momento de ser implantado en el útero de la mujer.

Este tipo de embriones de cultivo prolongado proporcionan dos condiciones claves y fundamentales en el proceso de fecundación In vitro:

  1. La masa celular interna: responsable de la formación progresiva de las capas embrionarias donde se irán desarrollando los del bebé.
  2. El trofoectodermo o masa celular externa; la cual corresponde a lo que dará origen a la formación de la placenta.

La Asociación para el Estudio de la Biología de la Reproducción (ASEBIR) realizó una nueva clasificación para la valoración global del embrión en estudio. En dicha clasificación se le otorga mayor realce a la morfología del trofoectodermo que a la masa celular interna. Sin embargo, dichas valoraciones suelen ser subjetivas y varían de un laboratorio a otro.